Minecraft es un fenómeno en los juegos independientes y un éxito de ventas en PC. Ahora llega a las consolas de sobremesa en en exclusiva para Xbox Live dispuesto a repetir su éxito.

Es un juego sin historia, donde no hay personajes u objetivos y  que se basa única y exclusivamente en la construcción utilizando los recursos del entorno, sobreviviendo durante la noche a los monstruos que van apareciendo.  Es como un cubo ilimitado de piezas de Lego con las que podemos hacer todo lo que imaginemos.

Apartado técnico

Sin duda, el apartado visual del juego es lo más sorprendente, no por elaborado o realista, sino por todo lo contratio. Absolutamente todo está echo con cubos y tiene un look 8 bits, cont odas las texturas pixeladas. Con la sombra de la duda sobre esta conversión,  la desarrolladora 4J, que ha trabajado de codo con codo con Mojang y Microsoft, nos trae una adaptación más que lograda.

Los mundos (generados de forma aleatoria) tiene una extensión enorme y pueden explorarse tanto horizontal como verticalmente. A pesar de la sencillez del apartado tecnico, la versión de Xbox 360 (desconozco si también ocurre en PC) sufre de algunos tirones puntuales y de un popping que en ocasiones es muy acentuado.

Minecraft-on-Xbox-360-4.jpg

El apartado sonoro tampoco es que sobresalga sobremanera. Las melodías cumplen aunque son bastante monótonas y efectos de sonido son bastante escasos y pobres, aunque tampoco desentonan en el conjunto del juego. Los personajes no tienen voces.

Jugabilidad

Minecraft se fundamenta en colocar bloques para construir cualquier cosa imaginable y el único peligro son los monstruos que salen de noche, por lo que lo primero que debemos hacer es construir un refugio para pasar la noche. Desde el primer momento podemos empezar a trabajar con cualquier elemento que nos rodee.

Tenemos un tutorial que nos explica los controles básicos y cómo podemos recoger materia prima (madera, arena, guijarros…) para crear nuevos objetos y herramientas (tablones, piedra, hachas, picos, palas…) con los que  construir. Basta con romper (con la “mano” o con cualquier elemento que tengamos en ella) los bloques de nuestro alrededor e ir obteniendo las materias. La variedad de objetos es muy amplia y los recursos virtualmente ilimitados, aunque ciertos tipos de materiales serán más difíciles de encontrar y menos abundates, como pueden ser el oro o el diamante entre otros.

La interfaz es muy sencilla de usar con un inventario con un límite se ranuras donde vamos almacenando lo que recogemos así como lo que fabricamos. También tenemos una ventana de creación donde podemos ver todos los objetos que se pueden crear así como los materiales necesarios para ellos. No cabe duda que los inventarios fueron ideados para ser manejados con teclado y ratón pero el control con el pad de la consola es excelente y está muy bien adaptado.

Minecraft-Xbox-360.jpg

Podemos jugar tanto en solitario como  en multijugador, con 4 jugadores de forma local en pantalla partida o hasta 8  a través de Xbox Live. No servidores multitudinarios como sí ocurre en PC.  El modo multijugador multiplica la experiencia y hace más fácil sobretodo la obtención de materiales y la fabricación de objetos si los jugadores colaboran entre sí.  Además, hay 4 niveles de dificultad para que ajustemos la experiencia del juego a nuestro gusto.

Valoración

Minecraft es uno de esos juegos especiales que no tiene porqué gustar a todo el mundo y que es difícil explicar qué tiene para atapar de esa manera. Además, su apartado gráfico se choca en unos tiempos en lo que todo se intenta hacer en HD y cada vez más realista.

Si la fórmula te engancha, no podrás dejar de construir sin parar y explorar los enormes mundos que se generan. Por suerte, al ser lanzado como un Arcade en Xbox Live, existe una completa demo que sirve perfectamente para conocer el juego a fondo ya que desde el primer segundo se juego se pude acceder a todo lo que ofrece Minecraft.

Lo mejor

– Las infinitas posibilidades de construcción.

– En control está muy bien adaptado al pad.

– Fórmula sencilla pero adictiva.

– El multijugador multiplica la diversión.

Lo peor

– Algunos fallos gráficos puntuales como ligeras ralentizaciones o popping

– La limitación a 8 jugadores de las partidas multijugador online

– El alto precio (1600 MSP) comparado con el resto de Arcades.

– Algunos sinsentidos como picar piedra con una flor.

8,5