Quantum-Break-logo-announcement

Un fallido experimento con una máquina temporal ha destrozado el tiempo que amenaza con llegar a su fin. Encarnando a Jack Joyce tendrás que recorrer y manipular el tiempo para intentar que el fin de los tiempos no se llegue a producir.

Remedy, padres de Max Payne (ahora en manos de Rockstar) y Alan Wake vuelven a colaborar con Microsoft Studios para lanzar un juego en exclusiva para Xbox One y Windows 10. En esta ocasión, la experiencia de Quantum Break mezcla de forma definitiva un juego de acción con una serie de capítulos con actores reales que completa la historia del juego.

Si con Alan Wake ya se estructuró el juego en forma de capítulos al estilo de serie de televisión (con resumen de lo ocurrido en anteriores episodios incluido) con Quantum Break se va allá incluyendo capítulos realizados con actores reales entre los actos del juego. Además, en función de las decisiones tomadas en el juego, los capítulos de la serie se verán alterados y mostrarán otras escenas y tramas argumentales.

alan

Sin embargo, la parte importante de toda la experiencia es claramente el juego en sí. En Quantum Break controlaremos a Jack Joyce que tras verse involucrado en un experimento de viajes temporales que no sale bien es capaz de manipular el tiempo lo que le será de gran ayuda si quiere evitar el fin del mundo.

El juego es una aventura de acción basados en tiroteos en tercera persona con coberturas. El personaje se cubrirá automáticamente detrás de dichas coberturas de las que podremos disparar o mover entre ellas. En este sentido el gunplay es bastante sencillo e intuitivo y responde de manera correcta.

El punto de diferencia es cómo los poderes de Jack afectan a estas partes de acción. Tenemos varios poderes que iremos desbloqueando a lo largo del juego que nos permitirán desde “congelar” en el tiempo a los enemigos hasta movernos muy rápido para esquivar los ataques. Cada uno de esto poderes tiene una barra de capacidad que impide que se usen hasta que se rellene el indicador necesario una vez se agoten, por lo que no tenemos barra libre de usos. Estos poderes pueden ser mejorados con puntos que recogeremos por los escenarios.

poderes-batalla

El uso de poderes no sólo puede facilitarnos estrategias de ataque o huida en los combates sino que será necesario dominarlos par acabar con algunos enemigos más poderosos. El resto del gameplay se basa en ir resolviendo algún que otro puzzle según vamos avanzando por los escenarios y nos vamos enfrentando a enemigos a la vez que recogemos alguno de los coleccionables.

El juego está construido sobre el motor Northlight desarrollado por la propia Remedy y posibilita el buen acabado gráfico del juego, muy estable en su conjunto y con unos efectos de luz y partículas destacables, aunque en ciertos puntos, se usan unos efectos de baja resolución que se notan mucho respeto al resto. En general el rendimiento es estable sin caídas de framerate durante el jugo (curiosamente sí que se producen bastantes en las escenas de vídeo con el propio motor) pero existe algo de tearing en zonas muy iluminadas o con explosiones y efectos de luz simultáneos.

luz

En cuando a los personajes, el modelo es bastante bueno y cercano a los actores reales en los que están basados (muy lejos de lo visto en el primer vídeo del juego allá por 2013), aunque no todos los principales parecen igual de elaborados y algunos secundarios son un poco decepcionantes. Las animaciones son buenas sin ser sobresalientes y los movimientos de los personajes son correctos. Los escenarios se llevan claramente la palma ya que su apartado artístico es realmente bueno y están muy bien llevados a cabo, aunque la interacción con ellos es bastante limitada.

El apartado sonoro tiene su parte mala y su parte buena. La ambientación y las voces de los personajes realmente te hacen meterte en el universo del juego. La banda sonora compuesta de nuevo por Petri Alanko encaja perfectamente en el ambiente futurista del juego, aunque personalmente no hay ningún tema que se quede grabado como ocurría en Alan Wake, pero esto ya es cuestión de gustos.

poderes-puzzle

La parte mala del apartado sonoro es claramente la negativa de Microsoft España de doblar el juego privándonos de un doblaje a la altura del que llegó con Alan Wake. Esta falta de doblaje, sumado a la extraña errática en ocasiones de los subtítulos pueden hacer que sea difícil seguro alguna de las conversaciones con diálogo muy rápido.

Pero a parte del juego, la serie, como ya he mencionado, es parte importante del conjunto. Al acabar cada uno de los cinco actos del juego existen los llamados “nudos” que son unas secuencias de juego donde tomaremos una decisión importante que afecta a la trama. Tras los nudos, veremos un capítulo de la serie de una duración aproximada de unos veinte minutos cada uno basado en las decisiones tomadas. Podría parece que esto corta el desarrollo del juego pero no es así.

serieAunque podemos saltarnos estos episodios, cuentan partes importantes del argumento, muestran personajes que no vemos en el juego y nos muestran otro lado de la historia. La realización de los mismos es muy buena al nivel de las grandes series de ciencia ficción.

En conjunto, el juego y la serie, la duración total ronda unas 12 horas de juego en dificultad normal. La rejugabilidad del juego queda limitada a recuperar los numerosos coleccionables desperdigados por los niveles ya que si queremos tomar diferentes decisiones para cambiar la historia y ver los capítulos de la serie bastará con jugar de nuevo a los nudos.

En general Quantum Break es un gran juego y un imprescindible en el catálogo de Xbox One aunque se queda un paso por detrás de lo que su predecesor (Alan Wake) en cuanto a trama y personajes. Además los bugs que presenta pueden enturbiar la experiencia de juego.

Lo mejor

  • El uso de poderes en los combates
  • La mezcla de juego y serie de televisión
  • Ambientación e historia

Lo peor

  • La falta de doblaje al castellano
  • Los bugs y errores técnicos que presenta
  • Los largos tiempos de carga

7